30 de Marzo, 2015

El “femicidio”, gran ausente en el jury contra el juez que liberó a un violador reincidente

“GIL LOZANO: “AXEL LÓPEZ NO ESTUVO A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS Y NO HIZO REVISIÓN A CONCIENCIA DE LOS CASOS QUE TUVO A SU CARGO”

Fernanda Gil Lozano, ex diputada nacional y actual referente del massismo, sí opinó: “Axel López no estuvo a la altura de las circunstancias y no hizo revisión a conciencia de los casos que tuvo a su cargo. López disponía de información y peritajes psiquiátricos que decían que la persona condenada no estaba bien y sin embargo la liberó. Los argumentos que dio para defender sus fallos son lamentables. La cuestión no es escudarse en las formas para justificar barbaridades, hay tantos datos con los que cuenta la justicia y que un juez diga que no hace futurología… Me preocuparía mucho que lo absuelvan”.

Gil Lozano cuestionó también la reacción corporativa de la justicia que, “cuando se hace un juicio a un juez” se refugia en “una defensa absurda”. “Habría que pensar si ese juez está en condiciones de juzgar porque sus acciones terminaron con otras muertes”, concluyó.”

Nota completa en INFOBAE

Por: Fernanda Jara mjara@infobae.com

Inexplicablemente, en un país que en 2012 aprobó una ley que dispone la reclusión a perpetuidad para esa figura, ni políticos ni ONGs promotores de esa normativa pidieron la destitución de Axel López

El juicio político al magistrado en cuestión –por el otorgamiento irregular de la libertad condicional a un violador y asesino que inmediatamente reincidió- llega a su fin. Hasta el momento, las versiones son que Axel López, defendido por el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, sería absuelto la próxima semana y seguirá en sus funciones.

El pasado jueves 27 de marzo, se llevó adelante, bajo el lema “Ni una menos”, un acto contra el femicidio, promovido, entre otras, por María Pía López, directora del Museo de la Lengua y del Libro, en el cual familiares de víctimas –entre ellas, la mamá de Lola Chomnalez, la adolescente asesinada este verano en Uruguay- leyeron textos y poemas.

El nombre del juez Axel López, sobre cuya conciencia pesa más de un femicidioindirectamente causado por su liviandad para excarcelar a condenados por delitos sexuales, no fue evocado en el acto, en el cual se pidió “detener esta espiral de violencia que todos padecemos”.

Numerosos intelectuales y artistas hablaron en el acto. “Arde una mujer y nadie sabe cuántos sueños arden con ella”, fue la frase impactante de Raquel Fernández sobre Wanda Taddei,asesinada por su esposo.

Sin embargo, parece no haber conexión alguna entre este activismo contra la violencia de género y el abolicionismo imperante en Tribunales que promueve la impunidad de éstos y otros delitos.

Cabe recordar que el caso que llevó al juicio político a Axel López fue el de la brutal violación y asesinato, en 2012, de la joven Tatiana Kolodziez (de 33 años) en el Chaco, por el reincidente Juan Ernesto cabeza (52), quien cumplía una condena de 24 años de prisión por crímenes anteriores. Axel López era el juez de Ejecución Penal que debía supervisar el cumplimiento de la sentencia y que dispuso, desoyendo la opinión en contrario del psiquiatra forense –que advirtió que Cabeza no estaba en condiciones de ser resocializado y que había altas probabilidades de que volviese a matar- la libertad condicional de Cabeza. Este fue liberado en Resistencia, donde empezó a trabajar como remisero. A los pocos días, violó y asesinó a una pasajera, Tatiana Kolodziez.

Durante un mes, en el Consejo de la Magistratura, un Jurado analizó la liberación anticipada de Juan Ernesto Cabeza. La frase burlesca que utilizó Axel López como argumento para no responsabilizarse de esa muerte fue que un juez no “hace futurología”.

El tema es que el propio López es un reincidente en esto de otorgar livianamente beneficios a delincuentes con pesados prontuarios. Por caso, el autor del asesinato –en un intento de violación- de la joven Soledad Bargna también había sido beneficiado con salidas transitorias por el juez que no hace futurología…

Un silencio que hace ruido

Lo que llama mucho la atención es que en todo el desarrollo del jury no estuvo presente la palabra femicidio ni la violencia de género con la que tanto baten el parche legisladores, activistas y políticos en general.

La Ley penal no es retroactiva, claro, y la defensa López podría argumentar que ese agravante no existía cuando él liberó al asesino Cabeza, pero de no ser destituido, es muy posible que el juez, como no puede “hacer futurología”, caiga nuevamente en el mal desempeño. Con las consecuencias criminales que ello tiene.

Por eso es tan sonoro el silencio y la ausencia de quienes siempre se pronuncian por los derechos de las víctimas de violencia de género y femicidio.

Ante la consulta de Infobae a quienes abogan contra los delitos sexuales, algunos respondieron, otros dijeron no tener suficientes datos sobre el caso como para opinar o directamente no respondieron.

Por caso, María Luisa Storani, quien participó activamente del debate de la modificación del Código Penal para incluir el femicidio como agravante, dijo: “No, no quiero opinar de él (López) porque no estoy al tanto del tema; sé quién es, pero no estoy al tanto del tema”.

GIL LOZANO: “AXEL LÓPEZ NO ESTUVO A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS Y NO HIZO REVISIÓN A CONCIENCIA DE LOS CASOS QUE TUVO A SU CARGO”

Fernanda Gil Lozano, ex diputada nacional y actual referente del massismo, sí opinó: “Axel López no estuvo a la altura de las circunstancias y no hizo revisión a conciencia de los casos que tuvo a su cargo. López disponía de información y peritajes psiquiátricos que decían que la persona condenada no estaba bien y sin embargo la liberó. Los argumentos que dio para defender sus fallos son lamentables. La cuestión no es escudarse en las formas para justificar barbaridades, hay tantos datos con los que cuenta la justicia y que un juez diga que no hace futurología… Me preocuparía mucho que lo absuelvan”.

Gil Lozano cuestionó también la reacción corporativa de la justicia que, “cuando se hace un juicio a un juez” se refugia en “una defensa absurda”. “Habría que pensar si ese juez está en condiciones de juzgar porque sus acciones terminaron con otras muertes”, concluyó.

Fabiana Tunez, directora ejecutiva de la ONG La Casa del Encuentro, explicó: “No estuvimos en el juicio porque, la verdad, no damos abasto, pero desde la ONG repudiamos que un funcionario que no hace cumplir la ley siga en sus funciones”.

La Casa del Encuentro es la asociación que elabora los informes anuales sobre cantidad de víctimas de violencia de género y femicidios. “Lamentablemente resta mucho por hacer en materia de capacitación en estas temáticas, sobre todo porque persisten las miradas machistas en el Código Penal”. Y aclaró que “con la familia de Soledad Bargna hace mucho venimos apoyando la causa; ésa fue una muerte que se podía haber evitado”.

TUNEZ: “REPUDIAMOS QUE UN FUNCIONARIO QUE NO HACE CUMPLIR LA LEY SIGA EN SUS FUNCIONES”

En tanto, la ex legisladora y precandidata a jefa de Gobierno por el FPV- María José Lubertinoadmitió que no estaba al corriente del caso por el que se enjuició a López, pero dijo: “Mi opinión tiene un doble carácter y, como abogada responsable, no puedo hablar porque no estoy muy al tanto del caso, pero puedo opinar en forma general sobre la falta de sensibilidad de los Poderes Judiciales y la falta de perspectiva de género a la hora de juzgar”.

Consultada sobre la posibilidad de que López mantenga sus fueros, Lubertino consideró que “la justicia funciona como un embudo en los casos de violencia sexual y de género, generando impunidad constante; no hay mensaje claro a la sociedad en este caso, pero esta opinión aplica para todos los graves casos en los que la justicia no toma los recaudos e investiga”.

Respecto del Tribunal que podría perdonar los errores fatales de López, Tunez opinó que “la justicia tiene que estar al lado de lo que corresponde y de lo que marca la ley, y quien no lo cumple debería estar apartado de su cargo”. En nombre de su ONG consideró “inadmisible la liberación anticipada de personas que fueron condenados por abuso sexual: los violadores deben cumplir hasta el último día su condena, sin liberaciones anticipadas, porque la realidad es que no se recuperan, como lo demuestran todos los estudios internacionales, y si no cumplen su pena se deja en grave riesgo a las futuras víctimas”.

LUBERTINO: “NO ESTOY MUY AL TANTO DEL CASO PERO PUEDO OPINAR SOBRE LA FALTA DE PERSPECTIVA DE GÉNERO A LA HORA DE JUZGAR”

Consultada sobre la decisión de López de otorgar salidas transitorias a un delincuente sexual, Lubertino opinó que “hay que estudiar en cada caso cuales son las situaciones que hacen que una persona pueda ser o no violenta, si cometió un delito y no recibió tratamiento psicológico o de reinserción a la sociedad”. “Hay que aplicar todo el peso de la ley, pero también prever cuáles serán los instrumentos de socialización, porque si se pierde la libertad ambulatoria pero no se trabaja para revertir el caso, lo más probable es que se vuelva a caer en el delito”, agregó.

La titular de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), Mabel Bianco, opinó para este medio sobre López: “Espero que no siga en funciones. Es un juez que carece de las aptitudes básicas para ejercer su función. Específicamente en el tema de los casos de violadores a los que él autorizó salidas o traslados y que reincidieron e incluso mataron a sus victimas, el juez mostró ignorancia acerca de la personalidad de los violadores y femicidas que reinciden y que por lo tanto no se los puede liberar o permitir salidas ya que se sabe van a reincidir. Por eso espero que este señor sea destituido como juez; en caso de no serlo deberemos controlarlo porque seguro reincidirá en sus opiniones y acciones. Eso no es lo ideal porque seguirá dañando a personas y familias”.

Al analizar por qué no se habló de femicidio en estas audiencias, Bianco sostuvo que es “porque este juez y muchos otros representantes de la justicia no tienen conocimiento de la violencia contra las mujeres y niñas y menos de los femicidios” y agregó que le parece que “en este tema se debe ser mas proactivos y las autoridades de la Corte Suprema de Justicia debe exigir a los jueces y al personal de mayor nivel jerárquico hacer cursos especiales y luego controlar si se ajustan a esta capacitación en sus funciones”.

BIANCO: “ESTE JUEZ DEMOSTRÓ IGNORANCIA ACERCA DE LA PERSONALIDAD DE VIOLADORES Y FEMICIDAS; ESPERO QUE SEA DESTITUIDO”

“Lamentablemente no podemos seguir todos los temas y este es uno en los cuales nuestra capacidad es reducida por eso nosotras no participamos ni nos expresamos, pero eso no quita que podamos hacerlo ahora”, respondió ante la consulta de por qué las ONG feministas no se pronunciaron en este jury. “Habitualmente hay alguna organización que inicia y las demás nos adherimos y replicamos pero en esta caso ninguna lo hizo. Es bueno que los medios de comunicación nos convoquen porque eso es lo que nos ayuda o visualizar y comprometernos en más casos y situaciones de las que desde nuestra propia iniciativa podemos. Lo que sí hemos hecho en muchas ocasiones es apoyar a familiares y otros grupos en pedir el juicio a jueces o juezas que tienen comportamientos anormales. Es todo lo que puedo decir”, concluyó.

Infobae intentó sumar otras opiniones, pero las ocupaciones prolongaron el silencio de los últimos días. María Pía López, organizadora del acto citado más arriba, se disculpó por falta de tiempo de responder a la consulta de por qué no fue evocado el juicio a Axel Gustavo López en un evento contra el femicidio.

El ex senador y actual funcionario Daniel Filmus, autor del proyecto de Ley de Femicidio, tampoco ha dicho una palabra sobre este caso. Nuestra consulta le fue transmitida a través de su asistente de prensa pero no hubo ninguna respuesta.

El jurado que debe decidir el futuro de Axel López está integrado por la jueza Beatriz Inés Fontana, Sala VI de la Cámara Laboral, el juez Mario Gabriel Reynaldi, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Cruz, por los senadores Rodolfo Urtubey (FpV) y Oscar Castillo(UCR), por el diputado Diego Mestre (UCR) y por la abogada Cristina María Peleteiro.

http://www.infobae.com/2015/03/29/1718363-el-femicidio-gran-ausente-el-jury-contra-el-juez-que-libero-un-violador-reincidente

17 de Marzo, 2015

Muerte de Daiana García – Exigen declarar la Emergencia Nacional por violencia de género

La Diputada Nacional (MC) Fernanda Gil Lozano reiteró la necesidad de tratar la iniciativa tras haberse conocido la lamentable noticia que confirmó el asesinato de Daiana García, la joven de 19 años que estaba desaparecida desde el viernes pasado, cuando había salido de su casa rumbo a una entrevista de trabajo.

La dirigente de la Corriente Renovadora Progresista ya había promovido la medida a principios de febrero de este año como consecuencia de las alarmantes cifras de mujeres que son asesinadas o sufren agresiones de este tipo en todo el país.

La histórica luchadora por los derechos de la mujer, que cotidianamente recorre la Argentina para conocer la realidad de cada provincia en materia de violencia de género, decidió tomar los reclamos de muchos distritos para elaborar un proyecto que busca promover la aprobación de una norma que declare la Emergencia Pública Nacional en Materia Social por Violencia de Género.

Tras el hallazgo del cadáver de Daiana García, Gil Lozano volvió a manifestar su “extrema preocupación por la cantidad de casos de violencia contra las mujeres que conmueven al país diariamente y por todos los que existen y no se denuncian” y agregó que “en lo que va de 2015 las cifras de maltrato no paran de crecer”.

La legisladora massista explicó que su iniciativa “busca instalar un alerta nacional” y que “se parte del reclamo elaborado por varias organizaciones que exigen la aprobación de un marco legal que reconozca la necesidad de fortalecer en todo el país las políticas públicas en materia de violencia de género”.

A principios de año, las Mujeres de la Matria Latinoamericana de Santa Fe pidieron al Gobierno Nacional su inmediata intervención porque consideran que “el Estado tiene la responsabilidad de combatir las desigualdades sociales entre hombres y mujeres que permiten y reproducen la violencia en la sociedad”. En el mismo sentido, en la Ciudad de Mendoza, el Movimiento Socialista de los Trabajadores presentó un proyecto de ordenanza para declarar la emergencia por 2 años, y en Salta, permanece el estado de alerta, tras la declaración de emergencia provincial dictada en septiembre de 2014.

En Buenos Aires, el caso de Daiana García se suma a varios hechos registrados en todo el territorio, como por ejemplo los ocurridos en el Partido de San Martín, en donde, en lo que va del año, se conocieron públicamente el caso de Brian Navarrete, que asesinó a su pareja Micaela González, apedreándola en Villa Hidalgo y la agresión a Pamela Castelhano, quien sufrió el incendió de su casa a manos de su pareja, quedando sin techo ella y sus seis hijos.

Todo esto ha motivado a Gil Lozano a considerar “la necesidad de promover la declaración de emergencia a nivel nacional para consolidar una norma universal que permita alcanzar una homogeneidad en materia de prevención y asistencia a las víctimas”.

En ese sentido, la referente femenina del massismo reclamó que “los casos como el de Daiana se producen porque el Estado Nacional, con la parcial reglamentación de la ley de trata, no trabaja en la difusión de las principales medidas de prevención, aconsejando a las mujeres a que no vayan solas a las entrevistas laborales o que eviten encontrarse solas con personas que no conocen,etc”.

La propuesta de la Diputada Nacional (MC) incluye “campañas públicas masivas y sistemáticas de información, concientización y prevención contra la violencia de género, asistencia psicológica, asesoramiento jurídico y asistencia social a las víctimas en forma gratuita, así como la conformación de casas-refugio en todo el país para aquellos casos en que la permanencia de las mujeres en su domicilio implique riesgo”.

También forma parte de la iniciativa la moción que Gil Lozano presentó en diciembre de 2014 para la creación del Programa Psicosocioeducativo Nacional, destinado a proveer las medidas conducentes para brindar a los violentos asistencia médica o psicológica, a través de los organismos públicos y organizaciones de la sociedad civil con formación especializada en la prevención y atención de la violencia contra las mujeres.

En tanto, el pedido para la declaración de la emergencia nacional en materia de violencia de género también propone llevar a la práctica Programas de reinserción laboral para las víctimas con una asignación mensual equivalente a un salario mínimo, vital y móvil durante todo el tiempo que estén fuera de sus domicilios hasta tanto se reinserten laboralmente, según cada situación.

Además, la Legisladora explicó que “se busca que el Gobierno Nacional destine un presupuesto nacional acorde a fin de garantizar las medidas dispuestas, y un efectivo control social conformando una mesa de trabajo con representantes de organizaciones sociales especializadas en violencia de género.

Finalmente, Gil Lozano aclaró que si bien “el proyecto aún se encuentra en su etapa de elaboración, en los próximos días mantendrá encuentros con diferentes organizaciones sociales y otros dirigentes políticos para presentar la iniciativa a nivel nacional”.

http://palermonline.com.ar/wordpress/?p=41138

17 de Enero, 2015

Gil Lozano “El Estado argentino es cómplice de la violencia de género”

La Diputada massista aseguró que muchas muertes de mujeres en diferentes rincones del país no se investigan como corresponde

jueves, 15 de enero de 2015

BUENOS AIRES.- “El Estado argentino es cómplice de la violencia de género”, aseguró la Diputada Nacional (MC) Fernanda Gil lozano, sobre las estadísticas que muestran un incremento muy importante de los hechos de violencia sobre las mujeres en todo el país. Crecen las críticas a la falta de gestión en ese sentido.

La dirigente massista aseguró que “los índices crecen muchísimo cada año” y destacó que “los datos son aún más alarmantes si se tiene en cuenta que hay un porcentaje muy elevado de muertes que ni siquiera se conocen”.

Según la Diputada, ésto ocurre porque hay muchos fallecimientos de mujeres en diferentes rincones del país que no se investigan como corresponde.

En este sentido, Gil Lozano afirmó que “en la Argentina no hay un estado ausente, sino que existe un estado cómplice”, porque afirmó que “la mayoría de las personas que integran los estratos de poder o autoridad en el país son varones, lo que permite que haya un nivel de identificación o solidaridad de género que sorprende”.

Asimismo, aseguró que “los comisarios, jueces, policías, etc, son mayoritariamente varones, y entre ellos, muchas veces, se cubren este tipo de agresiones porque es un mal que muchos hombres comparten”.

La historiadora y socióloga consideró también que “la sociedad ha naturalizado la violencia contra las mujeres y no la registra con la gravedad que amerita”. También reclamó que “la violencia de género no aparece enmarcada dentro de las políticas de seguridad ciudadana” y reconoció que “eso ocurre porque el estado no le atribuye al tema la verdadera importancia que le corresponde”.

La actual dirigente de la Corriente Progresista Renovadora trabaja en el tema hace más de 20 años y presentó en diciembre último la iniciativa para la creación del Programa Psicosocioeducativo Nacional, destinado a modificar conductas agresivas en pos de favorecer la reinserción social y la prevención de la violencia masculina. El proyecto promueve la modificación de la Ley 26.845 de Violencia de género y la inserción del artículo 27 BIS, para la formación del plan de trabajo destinado a proveer las medidas conducentes para brindar a los violentos asistencia médica o psicológica, a través de los organismos públicos y organizaciones de la sociedad civil con formación especializada en la prevención y atención de la violencia contra las mujeres.

Finalmente, Gil Lozano reclamó “un cambio cultural y político sobre la violencia de género” y concluyó diciendo que “es fundamental que todos los eslabones de la sociedad se comprometan y que el estado brinde el marco regulatorio que sirva como base para controlar a los violentos y frenar de una vez por todas los ataques contra las mujeres”.(Redacción El Intransigente)

http://www.elintransigente.com/argentina/2015/1/15/lozano-estado-argentino-complice-violencia-genero-288670.html

Comentarios desactivados

21 de Septiembre, 2014

Paola Acosta apareció muerta en Córdoba: su hija de un año estaba viva junto al cadáver

21 DE SEPTIEMBRE DE 2014 A LAS 11:19
NACIONALES

Había desaparecido el miércoles y hoy fue encontrada sin vida en un desagüe La pequeña Martina, de 1 año y nueve meses, fue internada con un estado de hipotermia. El padre esta detenido

Fuera de peligro

Paola Acosta era buscada desde el miércoles en Córdoba junto a su hija de un año, pero la búsqueda tuvo un trágico final: fue hallada muerta dentro de una alcantarilla en un barrio de la capital de la provincia serrana. En tanto, la niña apareció viva cerca del cadáver, pero fue hospitalizada.

Fuentes policiales confirmaron que el cuerpo de la mujer de 36 años fue encontrado cerca de las 8 de hoy en una alcantarilla de calles Zípoli e Igualdad, en el barrio Villa Urquiza. Y apuntaron que la pequeña de un año y nueve meses se encuentra “bien y fue trasladada al hospital Neonatal”, porque había pasado varias horas a la intemperie, cerca del cuerpo de su madre, y sufría un principio de hipotermia.

En tanto, Gonzalo Lizarralde, padre de la nena a quien reconoció recientemente tras un ADN, se encuentra detenido desde ayer, cuando la fiscal Eve Flores lo imputó por homicidio calificado.

La víctima había desaparecido el 17 de este mes junto a su beba, luego de que su ex pareja acudiera a pagar la cuota alimentaria en el domicilio de Martín García 263 de barrio San Martín, en la capital provincial, precisó Cadena 3.

Según las primeras informaciones, el detenido habría apuñalado a Paola el mismo miércoles en que la mujer desapareció. Luego la habría arrojado junto a la beba en la alcantarilla ubicada frente a una panadería a la cual el hombre solía abastecer de pan. En su cuenta de Twitter, Mariana Acosta, hermana de la víctima, confirmó el hallazgo y lamentó: “Hice todo lo que pude Paola. Perdoname por no hacer mucho más”.

El comisario Miguel Oliva, jefe de la Dirección de Investigaciones Criminales de Córdoba, contó que lograron hallar el cuerpo de Acosta porque les avisó una persona del comercio que “vio las piernas de esta chica” cuando hacía tareas de limpieza.

“Con otros vecinos levantan la tapa y encuentran a la bebé con una mirada inocente, como pidiendo auxilio”, describió el jefe policial. Respecto de la madre, ratificó la presunción de que “podría haber muerto el miércoles por la noche”, tras un fallido encuentro con su ex pareja.

El sitio donde fue hallado el cuerpo de Acosta se encuentra a una cuadra del río Suquía, a 12 cuadras del domicilio de la persona detenida y a 3 kilómetros del lugar donde fue vista con vida la mujer por última vez.

(Fuente: Infobae)

http://www.eldiariodelapampa.com.ar/index.php?option=com_content&id=161927:-paola-acosta-aparecio-muerta-en-una-alcantarilla-su-hija-de-un-ano-estaba-viva-junto-al-cadaver&Itemid=4#.VB9VDZR5Oqg

Comentarios desactivados

12 de Septiembre, 2014

Efecto Wanda: una mujer muere quemada en Argentina cada 19 días

Efecto Wanda: una mujer muere quemada en Argentina cada 19 días

El número fue difundido por una ONG que investiga los casos de violencia de género en el país. Desde el femicidio de Wanda Taddei, la ex del baterista de Callejeros, los ataques con fuego a ex parejas aumentaron.

Una mujer muere quemada cada 19 días por ataques con alcohol u otros combustibles perpetrados por sus parejas o exparejas, en medio de lo que se conoce como “Efecto Wanda” por el crimen de Wanda Taddei, perpetrado por su esposo, el exbaterista del grupo de rock Callejeros, a principios de 2010.

Las cifras fueron difundidas por el observatorio “Marisel Zambrano”, que pertenece a la ONG Casa del Encuentro, que realiza un seguimiento de esos singulares casos de violencia de género. Ese detallado estudio, que fue difundido en la edición de este jueves de Diario Popular, se basa en el estudio pormenorizado de los crímenes de mujeres y niñas en el país, a un promedio de una víctima cada 35 horas bajo las distintas modalidades.

Desde el femicidio de Wanda Taddei, ocurrido el 21 de febrero de 2010, se registraron otros 11 hechos similares ese mismo año.- Luego ocurrieron 29 hechos en 2011; 19 en 2012 y 17 en 2013, año del último estudio de femicidios, con un total de 76 mujeres asesinadas mediante la utilización de fuego en el ataque machista.

Las coordinadoras de La Casa del Encuentro, Fabiana Túnez y Ada Rico, consideran que “la seguidilla de casualidades no son tales” y refieren a una “efecto espejo”.  “En estos femicidios, con estas mujeres incineradas, desde el asesinato de Wanda Taddei como un efecto espejo, como una seguidilla de casualidades que no son tales, el agresor habla de accidente y todas las familias hablan de antecedentes previos de violencia sexista”, explicaron las coordinadoras a Diario Popular.

Sostienen Túnez y Rico que la motivación del agresor pasa por “dominar, controlar, poseer el cuerpo, la vida, la historia y marcar a fuego el objeto de posesión que es la mujer para el agresor’.

Las expertas indicaron, por otro lado, que para abordar la problemática es importante “saber escuchar los relatos y los antecedentes, entender el circulo de la violencia y sus implicancias individuales y colectivas”.

Fuente: NA

http://www.diariouno.com.ar/policiales/Efecto-Wanda-una-mujer-muere-quemada-en-Argentina-cada-19-dias-20140911-0091.html

14 de Julio, 2014

Por Ellas y Por Todas decimos Basta de Femicidios, Basta de Violencia!

16 de julio a las  17:00hs

Esquina del Congreso de la Nación- Acción Publica y Performativa:

Por la pérdida de la patria potestad de los femicidas condenados.  Por todas las víctimas colaterales de la violencia sexista. Una mujer cada 30 horas es asesinada en nuestro país.

Por Ellas…  Por Todas.

Por las víctimas de Femicidio.

Por las mujeres en situación de violencia.

Por las que denuncian y no son escuchadas.

Por las mujeres desaparecidas y asesinadas por violencia sexista.

Por la niñez víctima colateral.

Por las familias y amistades que luchan por justicia.

Por una justicia libre de prejuicios culturales.

Por servicios integrales de asistencia en todo el país.

Por acceso a justicia especializada y gratuita.

Por botón antipanico, como medida de protección hacia el agresor con medida de exclusión.

Por más refugios, por más hogares.

Por la erradicación del falso SAP.

Por una política pública que ponga el acento y el presupuesto para prevenir, asistir, educar y sancionar.

Compartí, Difundí y Te esperamos acción pública para decir que una vida sin violencia es posible!!!

Trae una vela porque entre todxs dejaremos un mensaje en la vereda del Congreso:

Por Ellas… Por Todas.

Asociación Civil La Casa del Encuentro
Espacio feminista, social y cultural Resol IGJ Nº 679
Av. Rivadavia 3917 Buenos Aires- Argentina
Teléfonos:  (05411)4982-2550 / 15-59384357
www. lacasadelencuentro.org

facebook.com/lacasadelencuentro.
Skype: asociacionlacasadelencuentro
Twitter: @casadelencuentr

7 de Marzo, 2014

En 2013 hubo un femicidio cada 30 horas en la Argentina

Un informe presentado por la Casa del Encuentro registró 295 asesinatos de mujeres víctimas de la violencia de género; unos 400 chicos quedaron sin madre; un proyecto de ley busca suprimir la patria potestad de los victimarios

Por Sol Amaya  | LA NACION

Cada 30 horas fue asesinada una mujer por violencia sexista en Argentina en 2013. Foto: Archivo

Unas 295 mujeres fueron asesinadas en Argentina en el marco de la violencia de género en 2013. Hubo un femicidio cada 30 horas. Los números son contundentes. Pero, como dice Fabiana Túñez, coordinadora general de la Asociación Civil Casa del Encuentro, no son sólo cifras: detrás de cada una de estas muertes hay una historia, una familia destruida, proyectos truncados, hijos que quedan sin madre.

Las estadísticas, que fueron presentadas hoy en el Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay , provienen de un relevamiento realizado por la Casa del Encuentro a partir de información publicada por agencias y diarios nacionales.

“Quisiera estar acá para decirles que el número de femicidios de 2013 fue cero, pero lamentablemente no es así. Fue la cifra más alta de los últimos 6 años”, dijo Ada Rico, co fundadora de la Asociación Civil.

Del informe se desprende que unas 83 mujeres murieron baleadas, 64 fueron apuñaladas, 37 golpeadas y 28 fallecieron tras ser estranguladas. En el 38 por ciento de los casos, los asesinos eran esposos, novios, parejas o amantes de la víctima.

La mayoría de las mujeres tenía entre 19 y 30 años al ser asesinadas, aunque también muchas de ellas estaban entre los 31 y los 50 años.

Los crímenes tuvieron lugar principalmente en la casa de la víctima o la vivienda que compartía con el asesino.

Del total de femicidios, en unos 46 casos había denuncias previas o medidas cautelares por violencia de género.

Hubo 11 víctimas que estaban embarazadas cuando fueron asesinadas y en 27 casos hubo indicio de abuso sexual. Al menos 15 de los femicidios fueron causados por miembros de las fuerzas de seguridad.

LOS NIÑOS, LAS OTRAS VÍCTIMAS

La violencia de género tiene otras víctimas además de la mujer: sus hijos. El informe de la Casa del Encuentro revela que, producto de los femicidios ocurridos en 2013, unos 400 chicos quedaron sin madre.

Túñez contó el caso de Josefina, hija de Adriana Marisel Zambrano, asesinada en Jujuy en 2008 por su ex pareja, padre de la menor. El hombre recibió una condena a 5 años de prisión por el delito de “homicidio preterintencional” y hoy está en libertad. “Esta nena está obligada a visitar a su padre, el asesino de su madre, por decisión judicial”, relató Túñez.

Por ese motivo, la Casa del Encuentro redactó un proyecto de ley que plantea la supresión de la patria potestad de los hombres condenados por femicidio, así como la suspensión de la misma durante el tiempo que dura la investigación judicial de estos asesinatos.

LOS TADDEI, EN LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

En la presentación del informe estuvieron presentes Jorge Taddei y su esposa, padres de Wanda , la joven que murióa raíz de graves quemaduras causadas por su mardio, Eduardo Vázquez, ex baterista de Callejeros que hoy cumple su condena en la cárcel de Ezeiza.

“Yo quiero mirar para el futuro porque mi hija ya está muerta, como las 295 mujeres que forman parte de este informe”, dijo Taddei. “Se avanzó en materia de leyes, pero lo que tenemos que promover es la educación y la prevención de la violencia de género”, sostuvo el padre de Wanda.

Y concluyó: “Me gustaría que el siglo XXI sea recordado como el siglo en el que se puso fin a la violencia contra la mujer”.

Por su parte, el Secretario General de la ONU envió un mensaje a todas las mujeres: “Trabajemos juntos en pro de los derechos, el empoderamiento y la igualdad de las mujeres. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progreso para todos”.

http://www.lanacion.com.ar/1669754-en-2013-hubo-un-femicidio-cada-30-horas-en-la-argentina

18 de Octubre, 2012

Femicidio y violencia de genero: la necesaria reforma en el codigo penal y la ley de trata

 

Frente a la creciente cantidad de feminicidios y de los casos de violencia de género, es tan necesario que los poderes del Estado reaccionen de manera inmediata y se modifiquen las leyes y códigos sancionatorios, como imprescindible también trabajar en el lento pero necesario camino de la reforma de los afectos constitutivos de las relaciones de género.

 

* por Fernanda Gil Lozano, Historiadora, Feminista y ex Diputada Nacional (M.C. CC ARI)

Los diferentes abordajes de estudios culturales afirman que hasta las prácticas más irracionales tienen sentido para sus actores, porque obedecen a secuencias lógicas utilizadas tan naturalmente que resultan invisibles para esa sociedad. Es así que las mismas deben ser entendidas a partir del punto de vista de los actores sociales que las ejecutan, y es mi convicción que solamente mediante la identificación de ese núcleo de sentido – siempre, en algún punto, colectivo, aunque muchas veces inconcientes – podemos operar sobre estos actores y sus prácticas y aplicar con éxito nuestras acciones transformadoras: ya sean jurídico-policiales, pedagógicas, publicitarias o de cualquier otro tipo.

 

Muchas veces pensar el tema de la violencia de Género en nuestro país fue y es mirado como un trabajo perdido, demorado, bizantino, impráctico. Sin embargo, como mujer política y feminista sé que el resultado de los observatorios y algunas demoradas estadísticas, nos alertan sobre la urgencia de una reflexión profunda sobre la violencia y muy detenidamente sobre la Violencia de Género. Según el informe del observatorio de “La casa del encuentro” en nuestro país muere una mujer cada 31 horas por el sólo hecho de serlo.

 

Estos datos los conocemos todos y todas pero, simultáneamente, también sabemos que son imprecisos y dudosos por el tipo de realidad que indagan: contamos con algunas estadísticas sobre violencia, conocemos los tipos – violencia física, psicológica, sexual y desde nuestro espacio político incluimos la económica, además de la violencia estructural reproducida por las vías de la discriminación en los campos económico y social -, y sabemos de sus variantes idiosincráticas locales, de la imposibilidad de confiar en los números cuando el escenario es el ambiente de la familia, de los problemas para denunciar, procesar y punir en esos casos y, sobre todo, de las dificultades que tienen las mujeres y los niños para reconocer y hacerse oír en este tipo de violencia, articulada de una forma casi imposible de desentrañar en los hábitos más íntimos y más arraigados de la vida social.

 

Me gusta recuperar una frase: “Ninguna sociedad trata a sus mujeres tan bien como a sus hombres” dice el Informe sobre Desarrollo Humano de 1997 del PNUD y, al decir eso, no está hablando de la anormalidad o de la excepcionalidad de las familias con hombres violentos. Muy por el contrario, está hablando de las rutinas y de las costumbres de la moral imperante, que se asume como normalidad dentro de prácticas cotidianas de violencia: el maltrato cotidiano evidente que se niega con la misma fuerza. Por ejemplo, llegan a pedir algún tipo de ayuda dos mujeres, una muy golpeada, que es evidente su situación de víctima, y otra que puede hablar por su compañera aclarando:”…porque a mí, mi marido me pega lo normal, en cambio a ella…etc,etc,etc”. Esto se refleja en muchas encuestas, una pregunta colocada en términos genéricos como: “usted sufre o ha sufrido violencia en su casa?”, la mayor parte de las entrevistadas responden negativamente. Pero cuando se cambian los términos de la misma pregunta, nombrando tipos específicos de maltrato, el universo de las víctimas se duplica o triplica. Eso muestra claramente el carácter naturalizado e invisibilizado del fenómeno, percibido y asimilado como parte de la “normalidad” o, lo que es más perjudicial, como conductas habituales, cotidianas y tradicionales que se incluyen en el conjunto de las reglas que crean normalidad.

 

Tenemos, entonces, datos cuantitativos en expansión y un universo de leyes también en expansión bajo la presión de los organismos internacionales, pero necesitamos acompañar esos datos y esas leyes de un “marco de sentido” que oriente la conciencia y la práctica de todos aquellos que trabajan por este objetivo. Es necesario que se perciba claramente, que erradicar la violencia de género es inseparable de la reforma misma de los afectos constitutivos de las relaciones de género tal como las conocemos y sobretodo la percepción de “normal”. Y esto, no puede modificarse por decreto, con un golpe de tinta, suscribiendo el contrato de la ley.

 

Aquí, el trabajo de la conciencia es lento pero indispensable. Es necesario instigarlo, trabajar por una reforma de los afectos y de las sensibilidades, por una ética del cuidado para toda la sociedad. En pocas palabras debemos trabajar sobre el amor, es imperioso que nuestra sociedad recupere las buenas prácticas, el cuidado y respeto hacia el otro. Los medios masivos de comunicación, la propaganda – incluyendo aquí la propaganda de la propia ley – deben ser en esto aliados indispensables. Y el trabajo de investigación y de formulación de modelos teóricos para la comprensión de las dimensiones violentas de las relaciones de género aún en las familias más normales y legales, debe ser constante. Como se ha dicho: “hacer teoría sin acción es soñar despiertos, pero la acción sin teoría amenaza con producir una pesadilla”.

 

Haciendo estas salvedades y a sabiendas que lo punitivo en el mejor de los casos puede prevenir pero no erradicar las formas violentas de la relación entre los géneros, pienso de mínima una serie de modificaciones que el Estado tiene que garantizar a la mujer víctima de acción criminal:

 

a) Acceso a la información;

 

b) Asistencia integral; y lograr cambios culturales positivos que modifiquen las percepciones y experiencias de las relaciones entre los géneros. Y hago foco en cuatro cuestiones:

 

1- la modificación de la ley 26.485 (Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia de Género) y la ley 24.417 (Ley de Violencia Familiar, sancionada en diciembre de 1994 y reglamentada en marzo de 1996).

 

2- la modificación del Código Procesal Penal.

 

3- la modificación de Código Penal. (Femicidio).

 

4- la modificación de la ley de Trata (una de las formas más aberrantes de la violencia).

 

Aquí, quiero referirme al femicidio especialmente.

 

Sin dudas, el femicidio -o feminicidio- es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres: es el asesinato cometido por un hombre, de una mujer a quien considera de su propiedad. Tal como sostiene una investigación coordinada por Ivonne Macassi León:

 

“..es el crimen contra las mujeres por razones de género. Es un acto que no responde a una coyuntura ni actores específicos, pues se desarrolla tanto en tiempos de paz como en tiempos de conflicto armado y las mujeres víctimas no poseen un perfil único de rango de edad ni de condición socioeconómica. Sin embargo, existe mayor incidencia de la violencia en mujeres en edad reproductiva. Los autores de los crímenes tampoco responden a una especificidad ya que estos actos pueden ser realizados por personas con quienes la víctima mantiene un vínculo afectivo, amical o social, como por ejemplo familiares, parejas, enamorados, novios, convivientes, cónyuges, ex convivientes, ex cónyuges o amigos. También es realizado por personas conocidas, como vecinos, compañeros de trabajo y de estudio; de igual forma que por desconocidos para la víctima. Asimismo, puede ser perpetrado de manera individual o colectiva, e incluso por mafias organizadas.” (Ivonne Macassi León (coord.) La violencia Contra la mujer: Feminicidio en Perú, CMP Flora Tristán:Lima, 2005, p.14).

 

Según datos obtenidos de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, las denuncias vinculadas con la violencia de género crecieron un 75% en dos años -pasando de 375 casos en el mes de enero de 2009 a 657 en el mes de enero de 2010-, y en un 78% de los casos, las víctimas son mujeres.

 

En cuanto a femicidios, según el Observatorio de Femicidios en Argentina de la Sociedad Civil Adriana Marisel Zambrano, el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2010, registró un aumento del 12,5% con respecto al informe del año 2009, arrojando:

 

260 Femicidios (mujeres y niñas)

 

15 Femicidios “Vinculados” o “Vinculantes” de hombres y niños por la desarticulación familiar que impone.

 

Estas cifras son suficientemente elocuentes para fundar nuestra pretensión de incorporar la figura del femicidio al Código Penal. Nos inspiramos para ello, tanto en los compromisos que nuestro país ha asumido internacionalmente como en otras experiencias internacionales.

 

Chile sancionó en diciembre de 2010 la Ley Nº 20.480 que modifica la ley sobre violencia intrafamiliar y el código penal, estableciendo el femicidio, ampliando la figura del parricidio a otros sujetos activos del delito, a saber: ex cónyuges o convivientes sin límite de tiempo ni de sexo.

 

España sancionó su Ley Orgánica 1/2004, denominada Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, señalando que es una violencia “…. que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. Dicha ley, que ha intentado abordar el problema del maltrato familiar desde un enfoque integral atravesado por una óptica de género, ha propuesto modificar algunos tipos penales, agravándolos, y fijando el marco de políticas públicas con un abordaje socio-cultural.

 

A fin de combatir y sancionar penalmente la violencia contra las mujeres, ejercida sobre ellas por el mero hecho de serlo, nuestra propuesta postula un abordaje desde dos aspectos o dimensiones del problema: la física y la económica.

 

En cuanto a la primera dimensión, la física, contemplamos como delitos dos conductas: el femicidio y el maltrato físico. Proponemos una modificación integral del Código Penal de la Nación, incorporando la figura del femicidio como un tipo penal autónomo, no como un agravante, cometido -por lo general- por un hombre que pertenece al ámbito familiar, afectivo o laboral de la mujer. Así, incorporamos el artículo 79 bis, sancionando con reclusión o prisión de doce a treinta y cinco años al que mate a una mujer y proponemos circunstancias agravantes contempladas en la incorporación del artículo 80 bis.

 

También abordamos la figura del maltrato físico, definiéndola como aquella “lesión que se realiza contra el cuerpo de la mujer causándole dolor o daño, y/o cualquier otra forma de agresión que afecte su integridad física.”. Ello queda estipulado en la incorporación del artículo 89 bis y los subsiguientes, en los que se definen los agravantes.

 

En cuanto a la segunda dimensión, proponemos elevar, como capítulo aparte, al grado de delito la violencia económica, una de las modalidades de violencia más socialmente aceptadas por ser quizá la menos visible y por ello, la más soportada por las mujeres. Recordemos que violencia económica es aquella que tiene lugar dentro del ámbito público o privado, que se produce en perjuicio de una mujer con quien se mantuviera una relación de matrimonio, unión de hecho declarada o no, intimidad o noviazgo, siempre que se menoscabe, se limite o se restrinja la libre disposición de los bienes de aquélla, destrucción de documentos de su propiedad, falta de suministro de alimentos suficientes para la manutención de su hogar, hijas e hijos; o bien controle sus ingresos pecuniarios mediante la violencia física, sexual o psicológica.

 

Entendemos que no basta con la modificación del Código Penal para combatir y erradicar la violencia contra las mujeres. Pero consideramos que el aumento incesante de esta aberrante conducta exige una reacción inmediata y contundente por parte de los poderes del Estado destinada a sancionar a quienes la lleven a cabo. Son decisiones políticas que no pueden demorarse más, porque son muchas las víctimas que sin estar concientes, en muchos casos, las reclaman.

http://www.agendaoculta.net/2012/10/feminicidio-y-violencia-de-genero-la.html

9 de Septiembre, 2012

Muere una mujer cada 31 horas por violencia de género

Opinión » 01/09/2012

Artículo publicado en el diario Perfil por la ex diputada nacional Fernanda Gil Lozano.

Pensar el tema de la violencia de género en nuestro país fue y es mirado como un trabajo perdido, demorado, bizantino, impráctico; sin embargo, según el informe del observatorio de La Casa del Encuentro, en nuestro país muere una mujer cada 31 horas.

Esta situación nos pone en alerta máxima sobre la seguridad y las garantías que el Estado debe dar para que la ciudadanía se sienta resguardada. No sólo el tema hace a lo político y lo punitivo. Los diferentes abordajes de estudios culturales afirman que hasta las prácticas más irracionales tienen sentido para sus actores porque obedecen a secuencias lógicas utilizadas tan naturalmente que resultan invisibles para esa sociedad. Estos datos los conocemos, pero simultáneamente también sabemos que son  imprecisos y dudosos por el tipo de realidad que indagan: contamos con estadísticas mundiales y nacionales de la violencia de género, conocemos los tipos –violencia física, psicológica, sexual, y desde nuestro espacio político incluimos la económica– y sabemos de sus variantes idiosincráticas locales, de la imposibilidad de confiar en los números cuando el escenario es el ambiente de la familia, de los problemas para denunciar, procesar y punir en esos casos y, sobre todo, de las dificultades que tienen las mujeres y los niños para hacerse oír.

“Ninguna sociedad trata a sus mujeres tan bien como a sus hombres”, dice el Informe sobre Desarrollo Humano de 1997 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y, al decir eso, no está hablando de la anormalidad o de la excepcionalidad de las familias con hombres violentos sino, muy por el contrario, de las rutinas, de la costumbre, de la moral y de la normalidad.

El grado de naturalización de este tipo de violencia ha irrumpido en casi todos mis lugares de trabajo; por ejemplo, llegan a pedirte algún tipo de ayuda dos mujeres, una muy golpeada, cuya situación de víctima es evidente, y otra que puede hablar por su compañera y te aclara: “… porque a mí, mi marido me pega lo normal, en cambio a ella…”. Ese maltrato cotidiano evidente y negado con la misma fuerza aparece en todas las encuestas de la siguiente manera: ante un comportamiento reportado una y otra vez, cuando la pregunta es colocada en términos genéricos: “¿Usted sufre o ha sufrido violencia en su casa?”, la mayor parte de las entrevistadas responde negativamente. Pero cuando se cambian los términos de la misma pregunta nombrando tipos específicos de maltrato, el universo de las víctimas se duplica o triplica.

Eso muestra claramente el carácter naturalizado e invisibilizado del fenómeno, percibido y asimilado como parte de la “normalidad” o, lo que sería peor, como una experiencia “normativa”, es decir que participaría del conjunto de las reglas que crean normalidad.

Tenemos datos cuantitativos y un universo de leyes en expansión bajo la presión de los organismos internacionales, pero necesitamos acompañar esos datos y esas leyes de un marco de sentido que oriente la conciencia y la práctica de todos aquellos que trabajan por este objetivo. Es necesario que éstos perciban claramente que erradicar la violencia de género es inseparable de la reforma misma de los afectos constitutivos de las relaciones de género tal como las conocemos y en su aspecto percibido como “normal”. Y esto no puede modificarse por decreto ni suscribiendo el contrato de la ley.

Aquí, el trabajo de la conciencia es lento pero indispensable. Es necesario instigarlo, trabajar por una reforma de los afectos y de las sensibilidades, por una ética del cuidado para toda la sociedad. Debemos trabajar sobre el amor, es imperioso que nuestra sociedad recupere las buenas prácticas, el cuidado y respeto hacia el otro.

22 de Junio, 2012

Declaraciones de la CC ARI ante la muerte de la joven Paula González

Buenos Aires, 22 de junio de 2012
 
La diputada nacional (MC) de la Coalición Cívica ARI, Fernanda Gil Lozano, expresó hoy su preocupación ante el fallecimiento de Paula González, la joven que sufrió quemaduras gravísimas al ser atacada por su pareja y perdió un embarazo de siete meses.
“Nuevamente murió otra mujer víctima de la violencia de género. Me pregunto cuál es la masculinidad y la permisividad ante estos casos de violencia que estamos viviendo en nuestro país”, dijo Gil Lozano.
“Otra vez es lamentable ver cómo la violencia de género cobra un perfil notorio en nuestra sociedad, los modelos  masculinos y femeninos a los que estamos asistiendo tienen que ver con el ejercicio de ciudadanía para toda la población, hay que hacer una fuerte reflexión y un trabajo profundo para cambiar los modelos violentos”, agregó Gil Lozano.
Paula González murió esta mañana en el hospital San Martín, de La Plata , donde estaba internada desde el 4 de junio con quemaduras en más del 70 por ciento de su cuerpo. Mientras su pareja, Daniel López, aun no está procesado en la causa penal en la que se investiga el hecho.