11 de Agosto, 2011

La parresía de Carrió

Por Débora Gesualdi-blog de los lectores de La Nación
Según el diccionario la palabra parresía es “decirlo todo” e implica la obligación de hablar con la verdad para el bien común, incluso frente al peligro individual.
Para Folcault la parresía es una actividad verbal en la cual un hablante expresa su relación personal a la verdad, y corre peligro porque reconoce que decir la verdad es un deber para mejorar o ayudar a otras personas. En parresía, el que habla usa su libertad y elige la franqueza en vez de la persuasión, la verdad en vez de la falsedad o el silencio, el riesgo de muerte en vez de la vida y la seguridad, la crítica en vez de la adulación y el deber moral en vez del auto-interés y la apatía moral.
 
¿ Le cabe esta cualidad a Elisa Carrió?
Difícil respuesta, ya que deberíamos preguntarnos qué es la verdad, ¿Es verdad solamente aquello que puede probarse? ¿Es solo verdad lo que pone al descubierto una mentira que tienen como consecuencia un castigo?, o es simplemente verdad aquello que se sabe, se ve, se siente, se sobrentiende, más allá de todo.
 
Si hacemos un repaso de la historia reciente de nuestro país podremos ver que frente a cada causa injusta ha habido casi únicamente una voz que se alzaba señalándolo. Una voz que sale primera en la línea de fuego y enfrenta sola las balas; victoriada por algunos y criticada por muchos. Cuando aquellas verdades tienen la suerte de discutirse masivamente, sea cual fuere el resultado del señalamiento, sueles sumarse otras voces, aunque esas otras voces suelen atar su postura a la oportunidad del discurso.
Si hay un karma que parece llevar Elisa Carrió es el de “denunciadora” o “tira bombas” porque muchas de las denuncias mediáticas o judiciales no llegan a probarse o indicar castigo a quien las ejecuta. Yo me pregunto: En un país donde la corrupción esta encarnada hasta en la fibra más íntima, la no aplicación de un castigo da por finalizada la cuestión? ¿No  debiera, al menos, sentar un precedente para que la sociedad este más atenta y juzgue a conciencia lo revelado?
Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver y es un hecho de la vida cotidiana.
Pareciera que nuestra sociedad no sólo está dispuesta a mirar hacia el otro lado y caer sobre quien insiste en mostrar la realidad desnuda frente a sus ojos sino que no está dispuesta a ver tampoco la posibilidad del cambio real que les permita no tener nunca más que bajar la mirada y resignarse a la complicidad.
 
Elisa Carrió no habla solamente de lo malo que acontece, sino que tiene una visión superadora que ve los problemas cuando todavía no “queman” en la tapa de los diarios.
 
- Cuando nadie hablaba del PACO, Elisa Carrió lo investigaba desde el año 2004  y presentaba su informe “Paco” en el año 2006.
“Nuestro país dejo de ser un país de consumo y tráfico para convertirse en productor de cocaína. Las instalaciones de las cocinas de cocaína produce residuos que junto con otras sustancias forman el PACO de inmenso poder adictivo y destructivo que transforma a sus consumidores en verdaderos muertos vivos, Si no actuamos con eficacia y con premura corremos el riesgo de entrar en un proceso similar al conocido como colombianización: crecimiento geométrico de la delincuencia vinculada con el narcotráfico, pero también de los delitos comunes violentos y aun de delitos menos visibles, como el lavado de dinero. Hoy, los jóvenes pobres adictos al “paco” son la mano de obra barata de las organizaciones delictivas y sus madres, mujeres desesperadas que no encuentran un lugar donde denunciar a los que venden. El “paco” refleja el síntoma de una enfermedad social muy virulenta, que requiere un abordaje conjunto, desde la prevención en sus distintas vertientes y desde la represión.  No sirve dedicarse solamente a combatir al “trafiadicto”, que es aquel que trafica para consumir. A él debería tratárselo como a un enfermo y no como a un delincuente”
 
- Cuando nadie hablaba del campo , cuando la ciudad no se interesaba por lo que pasaba a pocos kilómetros Carrió,  decía “Dejemos en paz al campo” y presentaba las políticas preventivas que nos hubiesen ahorrado ocho meses de corte de rutas, enfrentamientos, resurgimiento de empolvados términos y movilizaciones masivas para terminar con un vicepresidente dando un voto No positivo a un atropello innegable. Si las políticas indicadas por Carrió se hubiesen aplicado, el campo hubiese crecido exponencialmente sin necesidad de la sojizacion masiva… pero claro…la soja era solo ” un yuyito” para ese entonces.
 
- Cuando nadie hablaba de una asignación universal por hijo, Carrió en el año 1996 presentaba junto a Elisa Carca el proyecto “INICINI”“Ingreso Ciudadano para la Niñez, la Atención Prenatal y de las Personas con Discapacidad”, proyecto  que defendió y  presento en la cámara cada vez que fue diputada, en los medios de comunicación, lo propuso en cada una de sus candidaturas y sin embargo, solo recién de Junio 2009 obtuvo la atención de oportunistas opositores a la gestión oficial, quienes empezaron a hablar de un ingreso para la niñez y de la necesidad de aplicarlo, olvidando -claro- que desde hacía 13 años Carrió tenía el proyecto.  Finalmente el gobierno nacional, ante la inminente aprobación vía legislativa del proyecto, sacó un decreto de una burda y mala copia, de lo que sería luego un caballo de batalla constante, mencionado como mérito propio.
 
- Cuando nadie señalaba el saqueo que se haría del dinero del Anses Carrió, casi en soledad en la plaza de la republica, se reunía con unos pocos ciudadanos para oponerse a la aprobación del pasaje del dinero de las AFJP a las arcas del estado. No porque no estuviese de acuerdo en que sería mejor gestionado desde el estado que desde las AFJP, sino porque no podía negar lo evidente: El dinero no sería utilizado para mejorar la calidad de vida de los jubilados sino para sostener un sistema económico en caída que echaría mano a cuanta caja fuera necesaria:  Anses, tesoro nacional, etc .
 
- Cuando todos venían el final Carrió hablaba de un nuevo “contrato moral”:
“La única respuesta a la violencia es la paz y el reconocimiento de la dignidad humana. La paz es fortaleza y libertad en la incertidumbre, es renunciar a toda forma de violencia reconociendo al otro.  Alcanzar un nuevo contrato moral exige asumir errores y responsabilidades, reconocer el pasado y asumirlo mediante el arrepentimiento y la renuncia explícita a repetir la historia.”
 
- Cuando todos pedían “devuelvan a los nietos” y aprobaban una ley de extracción compulsiva de ADN Carrió decía: “No se pueden violar los derechos humanos en nombre de los derechos humanos”
 
Allí está la parresía de Carrió.
 
Una mujer que es señalada, como en cada etapa de la humanidad fueron señalados muchos que veían antes lo que sucedería, no por visionarios mágicos ni hechiceros, sino porque no llevan sobre sus ojos  la venda de la comodidad, el conformismo y  la complicidad.
Elisa Carrió es para valientes, para quienes estén decididos a volver al valor de la palabra, a la coherencia entre lo que se dice y se hace, a la hermandad de quienes se benefician sin perjudicar al otro, a la justicia, a la igualdad y no a la utilización de los pobres.
Carrió es, para los que la apoyamos, lo contrario a una Utopía. Carrió es, en concreto :  el camino hacia el futuro.
 
”La historia, la misma condición humana exige testimonio, y si no damos testimonio por la verdad y por la justicia estamos condenados a la esclavitud de la mentira, de los poderosos, de la impunidad y de la tragedia que es nuestra propia historia” Elisa Carrió.
 
 
Débora Gesualdi
ynfche@hotmail.com

Dejar comentario